Una riña entre pandilleros termina con 14 muertos en una cárcel de El Salvador

El Salvador (EFE) – Una riña entre miembros de la Pandlila 18 dejó 14 muertos, en el penal de Quezaltepeque, en el norte de El Salvador, informaron las autoridades de ese país centroamericano.

El grupo delincuencial se ha dividido en esa cárcel.

“Los asesinados son de la misma pandilla. Eso nos da a nosotros el primer indicio de que se trata, precisamente, de una purga interna dentro de ellos mismos”, aseguró Benito Lara, ministro de Justicia y Seguridad de El Salvador.

La cárcel está a unos 25 kilómetros al norte de la capital y ahí están recluidos sólo miembros de la Pandilla 18.

La Dirección de Centros Penales, que decretó estado de emergencia, confirmó que el sábado, al final del día, los guardias detectaron que faltaban 14 prisioneros en las celdas.

Las víctimas fueron estranguladas y atacadas con armas blancas, en un sector del penal donde no hay cámaras de vigilancia, de acuerdo a las declaraciones de Rodil Hernández, director de los Centros Penales de El Salvador.

El gobierno de ese país asegura que las pandillas se han convertido en el principal problema de seguridad en esa nación y que sus miembros son responsables de la mayor parte de los asesinatos y las extorsiones de las que son víctimas empresarios y ciudadanos comunes.

Las autoridades dicen estar empeñadas en desarticular esas estructuras criminales.
Según datos de la policía salvadoreña, en 2012, cuando se acordó una tregua entre las pandillas, el promedio diario de muertes violentas bajó de 12 a 5 casos. Ese pacto entre las Maras se terminó un año y medio después.

En julio pasado, el promedio de homicidios con violencia era de 15 diarios en El Salvador, pero en agosto, la cifra se disparó  a 25 asesinatos al día.

Las autoridades dicen que el aumento de la violencia obedece a la presión que ejercen las pandillas para que el gobierno acepte una nueva tregua, una posibilidad que el mismo presidente Salvador Sánchez Cerén ha descartado.


SHARE THIS