TURBAS DE HAITIANOS MONTAN PEAJE EN FRONTERA



Dajabón.-Haitianos que están regresando a su país de manera voluntaria al no acogerse al Plan de Regularización de Extranjeros  ilegales que durante 18 meses aplicó el Gobierno dominicano, denunciaron que compatriotas apostados en la orilla del río Masacre en Juana Méndez y  que portan armas blancas, palos y otros objetos, les exigen dinero para permitir su ingreso, sobre todo a los que están acompañados de niños.

La haitiana Marí Dumé, dijo que ayer sábado intentó regresar a su país con sus tres hijos, dos hembras de 7 y 9 años que nacieron en Terrier Rourge, cerca del pueblo de Trou du Nord, al norte de Haití y con otro de 2 años que nació en la ciudad de Santiago de los Caballeros.

“Varios hombres con machetes, palos y tubos me dijeron que podía cruzar, pero sin los niños porque según ellos, no son haitianos”, declaró.

Sostuvo que le explicó a las turbas que solo el bebe de dos años nació en República Dominicana y que le pidieron que dejara las dos niñas en Haití y que se quedara en República Dominicana con el más pequeño nacido en este territorio. Subrayó que se opuso a esa propuesta y que entonces dos de los hombres que se encuentran apostados a orilla del río Masacre en Juana Méndez, le dijeron que tenía que buscar 5, mil pesos para dejarla cruzar hasta Haití con sus hijos.



“Yo no tengo ese dinero, voy a esperar a mañana lunes para marcharme aprovechando la multitud del mercado binacional, llevo pocas cosas encima, ya no quiero seguir viviendo en este país, mis dos hijas mayores nacieron en Haití y yo también y mi esposo por igual y hace un año viajó en yola a Puerto Rico desde la Romana y no he vuelto a saber de él”, se quejó Dumé.

Otros haitianos pidieron a la Policía de Haití que acabe con las turbas que han comenzado a extorsionar a haitianos que  regresan de manera voluntaria a ese país, al no aplicar al Plan de Regularización. Santroni Pierre dijo que todas las personas nacidas en Haití y que viven en República Dominicana de manera ilegal y desean regresar voluntariamente a su tierra, si lo hacen acompañados de menores confrontan inconvenientes por qué civiles armados de machetes, palos y demás objetos quieren impedir su ingreso.



SHARE THIS