REPÚBLICA DOMINICANA MUESTRA “ESCASOS” AVANCES EN COMBATE CONTRA VIOLENCIA INFANTIL




PANAMÁ.- República Dominicana, Cuba, México y Centroamérica han registrado progresos en la adecuación de sus legislaciones para combatir la violencia contra los infantes, aunque deben esforzarse más en la creación de planes y programas destinados a ese objetivo, indicó un informe regional presentado hoy en Panamá.

La región, asimismo, presenta "avances definitivamente escasos" en la creación de sistemas de datos que puedan reflejar de forma sistemática, consistente y periódica los avances o retrocesos en la incidencia de los hechos de violencia contra la infancia, añade el estudio.

La investigación, que involucra además de la  República Dominicana  a países como Cuba, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá fue elaborada entre septiembre y noviembre pasados por el Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y el Caribe (MMI-LAC).

La MMI-LAC está integrada por 13 organizaciones y redes civiles de la región y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), cuya oficina regional para América Latina y el Caribe difundió este jueves el estudio.

El documento evaluó, a partir de una encuesta y de estudios de progresos, el grado de avance en la implementación de las recomendaciones del Estudio del Secretario General de las Naciones Unidas sobre Violencia contra los Niños (EVCN), presentado en 2006.

En este sentido, se centra en tres recomendaciones del EVCN: la creación de políticas públicas, estrategias y planes integrales nacionales para la no violencia hacia la niñez; legislaciones para asegurar la protección de la infancia; y la creación de sistemas de información y datos sobre la violencia contra los niños y niñas.

"Lamentablemente la débil respuesta al cuestionario de parte de los países del Caribe ha impedido incluir información sobre esta subregión", aclara el estudio.

En el documento, de 38 páginas, se alerta que se valoran los avances realizados en los países aún cuando la violencia no ha sido erradicada, ya que lograrlo forma parte de un proceso a mediano y largo plazo.

De este modo, destaca que en América Central, Cuba, República Dominicana y México se observa un mayor dinamismo en el cumplimiento de indicadores para las variables de marco normativo de prohibición de la violencia.

El 50 % de los países analizados ha aprobado alguna legislación relacionada con la prevención de la violencia y "en este punto esta región carecía de leyes", indica el estudio.

El documento tilda como un "gran avance" que ahora existan "normativas con prohibición explícita de algún tipo de violencia en Costa Rica, El Salvador y Honduras, donde se ha vedado el castigo corporal, así como también en Nicaragua y República Dominicana.

Al mismo tiempo, el informe resalta que en la región hay pocas leyes promulgadas para erradicar la impunidad hacia la violencia y que solo Costa Rica y El Salvador han logrado promulgar legislaciones de ese tipo.

En cuanto a la creación de planes y programas contra la violencia, la mitad de los países analizados ha realizado esfuerzos en ese sentido y ha tenido algún nivel de avance.

"El Salvador y Honduras han establecido planes sectoriales específicos de combate a la violencia, dados los niveles que alcanza este fenómeno en estos países" que, junto a Guatemala, integran el llamado Triángulo Norte Centroamericano, considerada una de las zonas más peligrosas del mundo.

La región centroamericana, que incluye a Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, México y Panamá, registró una tasa de 25 homicidios por cada 100.000 habitantes, frente a una media mundial de 6,2, según un informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, en inglés) presentado en abril pasado.

El estudio de la MMI-LAC resalta que el hecho de que se hayan establecido nuevas políticas y planes para combatir la violencia contra la infancia en la región no significa, todavía, que los índices de ese delito se hayan reducido.

"Muchos de estos planes y programas carecen de indicadores, plazos y recursos financieros y humanos en ejecución, por lo que se pueden identificar posibles fragilidades o riesgos para la implementación plena", alerta el informe.

Solo Costa Rica, El Salvador y Honduras están en proceso de definir plazos para el establecimiento de indicadores, asignación de recursos humanos y fuentes financieras, añade.

La recomendación de Naciones Unidas sobre la disponibilidad de sistemas de datos mantiene una tendencia débil en la región centroamericana "y los progresos registrados han sido marcadamente lentos para todos los países en general".

En ese contexto, presentaron los mayores avances en ese aspecto República Dominicana, Costa Rica y El Salvador, mientras que Honduras, México, Nicaragua y Panamá progresaron menos.




SHARE THIS