SOY LA CONSTITUCIÓN, NO ME MATES, NO ME ROBES, NO ME ROMPAS POR FAVOR…


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Así como en la noche del 27 de febrero se izó por primera vez la bandera dominicana, hoy 11 de noviembre un ciudadano cualquier levantó la bandera tricolor en el arco de la Puerta del Conde pero no con el grito de libertad sino un grito de rebelión en contra de la imposición.

No por ignorancia aquel ciudadano puso la bandera al revés en un asta improvisada, sino como reclamo y símbolo de guerra. Caminó entre la multitud llevando un mensaje que quizás no todos los presentes entendieron, se arriesgo a subir su bandera a uno de los lugares más emblemáticos del país, donde muchos lucharon para hacernos “Libres, soberanos e independientes de toda dominación extranjera”.

Sin importar su intención, policías bruscamente lo halaron hasta bajarlo de este histórico lugar, la multitud no se hizo esperar y vociferaban “asesinos, asesinos, asesinos”, este reclamo llevo a la policía a soltar al hombre sagaz.


Pero este hecho no empañó la euforia con que ondeaba su bandera y así se mantuvo paseando el rojo bermellón entre los cientos de dominicanos y dominicanas que se dieron cita en el lugar para reclamar una reforma tributaria integral.

Un extraño fenómeno se dio en mucho de los manifestantes que llevaban bandera nacional, modificaron la bandera tricolor poniéndola de blanco y negro o aplicándole un lazo negro sobre el escudo, como símbolo de luto.

Un mar negro se percibía en el emblemático lugar, de lucha y rebelión, donde valientes hicieron historia, librando al pueblo dominicano de un yugo extranjero, hombres como Francisco Caamaño Deñó hicieron vibrar una de las plazas más importantes de la historia dominicana, así como hoy vibro con el reclamo de un pueblo unido.

Cientos de pancartas, consignas y manifestaciones artísticas armonizaron a los presentes. Cabe destacar, el gesto de integración que demostró una familia, cuando hicieron una tribuna publica para pronunciaciones populares, donde desde el ceno de la unión se presentaron al lugar y como ciudadanos reclamaron su derecho, un padre, una madre y tres hijas llegaron a poner en el rostro de muchos activistas, lagrimas de impotencia.

Las niñas diciendo “soy la constitución, no me mates, no me robes, no me rompas por favor, soy la constitución respétame, cuídame, protégeme por favor. Y de repente envueltas en un abrazo las dos hermanas de 6 y 8 años empezaron a llorar, su padre con la más pequeña en brazos dijo “Soy la constitución, no me violes, cuídame, por favor”, y la madre entonando palabras sobre el valor de la constitución complementó el cuadro perfecto para sensibilizar el corazón de los presentes.

Quizás si el presidente de la República, hubiese visto aquello, también se hubiera sensibilizado con el gesto del padre Jhonnie Mercedes, la madre Clara Luz Lozano y las hijas Acuarela, Gaea y Ría Mercedes Lozano.

Entre turno y turno se iban manifestando los activistas, “Yo fui una de las ilusas que votó por Danilo y me equivoqué”, dijo Orlin Domínguez miembro de Urban Sketchers”, quien estaba en el lugar recogiendo gráficamente escenas de la multitud.

Hasta los animales se pronunciaron en el lugar, llegando perros con sus dueños vestidos con camisetas para animales de color negro y calcomanía de “No a la reforma fiscal”.

Tomado de: Acento.com.do
  

SHARE THIS