SEPULTAN RESTOS DE ESTUDIANTE DE LA UASD QUE FUE ASESINADO




Como un joven simpático, altruista, humilde, solidario, tranquilo y de buen corazón, fue definido por sus familiares y amigos Willy Warden Florián Ramírez, el joven que fue asesinado ayer a manos de un agente de la Policía en la víspera de la protesta que se desarrollaba en la UASD con motivo de la aprobación de la reforma fiscal.

El joven que soñaba con ser cardiólogo cumpliría sus de 22 años de edad, el próximo lunes 12.

Su padre José Florián, afligido por el hecho, pero a la vez fuerte, manifestó que nunca estuvo de acuerdo en que su hijo viniera a estudiar a Santo Domingo, pero como ese era su deseo le brindo todo su apoyo.

“Él (Willy) era un muchacho muy ñoño, él no se sabía defender, tal vez por eso lo mataron”, expresó el padre.

José Florián manifestó que el último fin de semana largo fue la última vez que vio a su hijo con vida. “Él era un muchacho grande”, declaró al definir a su hijo. Agregó a demás, que la semana pasada su vástago se llevó provisiones de su pueblo natal, Los Cerros de Mogollón, porque era su familia que lo mantenía y semanalmente era su padre quien le brindaba el soporte económico.

Su madre, Marisol Ramírez (Sandra), no resiste el dolor por la pérdida, ni siquiera puede pronunciar una palabra, solamente alcanza a decir que su hijo “era bueno”.

Su compañero y amigo y última persona que lo vio con vida Orly Mateo, explicó que ambos se encontraban saliendo de la tienda La Sirena e iban a la universidad a buscar una mochila de Florián porque éste tenía clases en el Morgan a las 2:00 de la tarde.

Dijo que le dispararon a quema ropa a unos 20 metros y ante la situación él y otro compañero amigos del difundo, buscaron un carito del supermercado y lo llevaron hasta la universidad en donde una camioneta roja lo trasladó a Radio Patrulla.

La comunidad completa, así como la asociación de estudiantes, sus compañeros de carrera, amigos de la infancia, profesores, y otros conocidos de la familia de otros puntos del país, se encuentran completamente consternadas por el hecho y esperan en la justicia divina.

Previo a ser sepultado, el cadáver del joven fue velado en la casa de sus padres, de donde fue trasladado al Centro Universitario Regional Oeste (Curo). Ahí se le rindió guardia de honor y en su ataúd se colocó la Bandera Nacional y la Bandera de la Universidad.

Los restos de Willy Florián fueron sepultados en el cementerio de Lavapiés, en referida comunidad.

-El Caribe

  

SHARE THIS